EL EVANGELIO (Principiantes)

 

I. Éxodo 20:1-17

A.    Esta lista de mandatos es conocida como los 10 Mandamientos.

a.       Adulterio:

                                                              i.      Tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

                                                            ii.      Tener pensamientos impuros acerca de otra persona (Mateo 5:28).

b.      Asesinato:

                                                              i.      Matar a una persona ilegalmente o con malicia premeditada.

                                                            ii.      Tener odio hacia otra persona también es considerado como asesinato (1Juan 3:15).

B.     De los 10 mandamientos mencionados en este pasaje, ¿cuántos de ellos has violado?

 

II. 1 Juan 3:4

A.    El pecado consiste en quebrantar la ley de Dios.

B.     Veamos que consecuencias causa el pecado en el alma de una persona…

 

III. Isaías 59:2

 

A.    Dios, por ser puro y santo (Salmo 92:15), no puede estar en presencia del pecado.

B.     Los ojos de Dios ni siquiera miran el pecado (Habacuc 1:13).

C.     Por esta razón, cualquier pecado, ya sea la mentira o el asesinato, nos separa de Dios.

D.    Veamos que pasa más allá de la tumba.

 

IV. Apocalipsis 21:8

A.    La Biblia habla de dos clases de muertes:

a.       La primera muerte – muerte física (Hebreos 9:27)

b.      La segunda muerte – muerte espiritual (el lago de fuego)

B.     ¿Alguna vez has sido culpable de uno de estos pecados mencionados en este pasaje?

C.     Todos somos culpables de pecado.  Sin embargo, hay buenas noticias...

 

V. Romanos 6:23

A.    Aunque la paga del pecado es la muerte (la segunda muerte), Dios, por su misericordia, ofrece el regalo de la vida eterna a través de su hijo Jesucristo.

B.     Este regalo está disponible para todo aquel que desee el perdón de pecados y la vida eterna con Dios.

 

VI. Juan 3:16

A.    Dios nos ama tanto que envió a su único hijo, Jesús, para que todo aquel que crea en él no se pierda ni sufra la segunda muerte. Sólo a través de Jesús podremos vivir eternamente con Dios.

B.     Creer en Cristo incluye creer el evangelio.

 

VII. Romanos 1:16

A.    La palabra “evangelio” es de origen griego y significa “buenas nuevas”.

B.     El evangelio es el poder de Dios para salvar a todos los que creen.

C.     ¿Por qué es el evangelio tan poderoso como para salvar almas?

 

VIII. 1 Corintios 15:1-4

A.    ¿En qué consiste el mensaje del evangelio?

a.       Jesús murió por nuestros pecados.

b.      Fué sepultado.

c.       Resucitó de entre los muertos (mostrar la Ilustración del Evangelio en la página 17)

d.   Veamos porque son la muerte y la resurrección de Jesús tan esenciales para la salvación. 

B.  Hay dos problemas que nos impiden entrar en el cielo:

                  1. El primero es el problema del pecado.  Ya aprendimos que el pecado nos separa de Dios.

                      Sin embargo, la muerte de Jesús trae perdón de pecados. Leamos Efesios 1:7

                      A través de la sangre de Cristo tenemos:

a.       La redención que nos rescata de la segunda muerte.

b.      El perdón de nuestros pecados.

c.  ¿No son esas buenas noticias?  Hay que aprovecharlas.

 

     e.  1 Pedro 2:2  Él cargo con nuestros pecados en la cruz para que renunciemos a nuestra vida      

        de pecado y vivamos en rectitud y obediencia a Dios.  En eso consiste el arrepentimiento.

                2.  El segundo problema que impide nuestra entrada al cielo es el problema de la tumba.  Nuestros

                     cuerpos físicos no pueden entrar al cielo a causa del pecado.  La resurrección de Jesús nos da la     

                     esperanza de que nuestros cuerpos resucitarán también de la tumba.  Leamos 1 Corintios 15:20-23

a.  Cristo fue el primero de muchos que resucitarán para nunca más morir.  Aquellos que      

                                  mueran en Cristo resucitarán de sus tumbas y vivirán para siempre.

                             b.  1 Corintios 15: 50-54  En el día final, los muertos en Cristo se levantarán de sus tumbas   

                                  con cuerpos nuevos, inmortales e incorruptibles preparados especialmente para el cielo.

 

    Entonces vemos como el evangelio resuelve nuestro problema del pecado y el problema de la tumba:

    1. La muerte de Cristo resuelve el problema del pecado.

    2. La resurrección de Cristo resuelve el problema de la tumba.

 

IX. 2 Tesalonicenses 1:6-8

A.    Ya hemos aprendido que cuando Cristo regrese levantará a los muertos en Cristo con nuevos cuerpos.

B.     Por otro lado, castigará a los que no conocen a Dios ni obedecen el evangelio de Jesús.

C.     El evangelio es la muerte, sepultura y resurrección de Cristo.  Entonces, ¿cómo podemos obedecer el evangelio?  ¿Cómo participamos de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo?

 

X. Romanos 6:3-7

A.    Obedecemos el evangelio (la muerte, sepultura y resurrección de Cristo) a través del bautismo. (Muestre la Ilustración del Bautismo en la página 18)

B.     A través del bautismo nos unimos a Cristo, a su muerte, sepultura y resurrección.

C.     Es por esa razón que recibimos el perdón de los pecados en el bautismo como veremos en el siguiente pasaje…

 

XI. Hechos 2:37-41

A.    Toda esa gente quería reconciliarse con Dios.

B.     Pedro primero les dijo que se ARREPINTIERAN:

a.       La palabra “arrepentimiento” significa cambiar de mente y pensamiento, lo cual resultará en un cambio de acción y de vida.

b.      Tenemos que renunciar a nuestro pecado.

c.       Veamos algunos ejemplos de los pecados a los que tenemos que renunciar:

Ø  1 Corintios 6:9-10

1.      Inmoralidad sexual – sexo fuera del matrimonio

2.      Idolatría – poner cualquier cosa por encima de Dios

3.      Estafador—alguien que engaña a otros para sacarles dinero

C.     Pedro luego les dice que se bauticen para el perdón de sus pecados.

                   a. Como vimos en Romanos 6:3-4, el bautismo es una sepultura (Ilustración del Bautismo).

b. En el bautismo somos unidos a Cristo en su muerte.

c. Fue en su muerte que Jesús derramó su sangre:

Ø  Su sangre fue derramada para nuestro perdón (Efesios 1:7).

Ø  Por lo tanto, recibimos el perdón de pecados cuando nos unimos a Cristo en su muerte a través del bautismo.  Es en este momento que su sangre nos lava los pecados.

d. También aprendimos que a través del bautismo obedecemos el evangelio

    (Muestre la Ilustración del Bautismo).

D.    Al bautizarnos, Dios nos da otro regalo: su Espíritu Santo.

a.       El Espíritu Santo es el sello de Dios que garantiza que tenemos vida eterna ( Efesios 1:13-14).

b.      El Espíritu Santo nos da fortaleza para vencer nuestras debilidades (Romanos 8:26).

E.     En el versículo 41, vemos que todos los que aceptaron el regalo de salvación se arrepintieron y se bautizaron.  De esta manera “nacieron de nuevo”.

 

XII. Juan 3:3-5

A.    Para entrar en el reino de Dios hay que nacer de nuevo.

B.     Jesús dice que para nacer de nuevo tenemos que nacer:

a.       De agua (al bautizarnos para el perdón de nuestros pecados) y...

b.      Del Espíritu (recibimos el don del Espíritu Santo al bautizarnos)

 

XIII. Mateo 10:34-36

A.    Aquellos que decidan recibir el regalo de la salvación serán perseguidos por su propia familia.

B.     ¿Vale la pena para ti sufrir persecución por el perdón de pecados y la salvación de tu alma?

 

XIV. Hechos 22:16

A.    ¿Qué te está diciendo Dios que hagas?

B.     ¿Estás listo para hacer de Jesús tu Señor y Salvador?

 

Préstale al estudiante una copia del DVD ¿Qué es el Evangelio? para reforzar este estudio.

Si el estudiante quiere obedecer el evangelio a través del bautismo, haz inmediatamente el estudio del Discipulado.  Si después del estudio del Evangelio todavía no quiere bautizarse, pero desea seguir estudiando, haz el estudio del Amor de Dios.