LA PALABRA DE DIOS

Lección 1

 

  Meta: Establecer respeto por la Biblia como autoridad final en asuntos espirituales.

 

I. 2 Timoteo 3:16-17

A.    Toda Escritura es inspirada por Dios.

B.     Es útil para enseñar, reprender (redargüir), corregir e instruir en justicia.

C.     La palabra de Dios nos entrena y prepara para toda buena obra.

 

II. 2 Pedro 1:20-21

A.    “Profecía” significa predicar la voluntad de Dios.

B.     Ninguna profecía está sujeta a la opinión o interpretación privada de nadie.

C.     La palabra de Dios no fue escrita bajo el punto de vista humano, sino como la expresión de Dios a través de hombres inspirados por el Espíritu Santo.

 

III. Juan 12:48

A.    La palabra de Dios juzgará a todos aquellos que la rechazan.

 

IV. Hebreos 4:12-13

A.    La palabra de Dios es viva, poderosa y como resultado, eficaz.

B.     También corta (dolor).  Compárala a un bisturí que expone y corta el pecado.

C.     Es capaz de revelar y juzgar el corazón del hombre.

a.       Un corazón sincero estará dispuesto a cambiar como en Hechos 2:36-37.

b.      Un corazón insincero resistirá el cambio como en Hechos 5:30-33.

D.    Todos tendremos que dar cuentas a Dios algún día.

E.     Como vimos en Juan 12:48, Dios usará sus palabras como criterio para juzgar.

 

V. Juan 8:31-34

A.    Los verdaderos discípulos (estudiantes) de Jesús serán fieles a sus enseñanzas.

B.     Sus enseñanzas traen el conocimiento de la verdad.

C.     La verdad liberará a sus discípulos de la esclavitud del pecado.

 

VI. Marcos 7:1-13

A.    No podemos poner reglas humanas por encima de la palabra de Dios.

B.     Si reemplazamos la palabra de Dios con reglas humanas adoraríamos en vano.

 

VII. Hechos 17:10-11

A.    Los bereos recibieron el mensaje alegremente, pero examinaban las Escrituras diariamente para asegurarse de que lo que se les enseñaba era cierto.

B.     Debemos revisar con la Biblia lo que enseñan los líderes religiosos.

C.     El reto bereo: Lee y estudia tu Biblia diariamente.

 

VIII. 1 Timoteo 4:16

A.    Ten cuidado de como vives y de tu doctrina.  Practica lo que predicas.

B.     ¿Cuál es más importante? Las dos.  Un avión no puede volar con una sola ala.

C.     Si vives y enseñas la doctrina correcta te salvarás a ti y a los que te escuchan.

 

Reto: ¿Estás dispuesto a vivir según la palabra de Dios? En nuestro próximo estudio discutiremos

            como Dios expresó su amor por nosotros a través de su hijo Jesús.