Nuestra Relación con Dios El Cuerpo de Cristo Nuestra Transformación Nuestra Disposición La Vida en Cristo El Corazón de Dios La Ley Real La Batalla Espiritual



PERSPICACIA
 
   En antigua Israel, los centinelas se estacionaban en las partes más altas de las paredes de la ciudad. Su responsabilidad era informar a los habitantes de la ciudad del progreso de una batalla (1 Sam. 14:16) o de mensajeros o enemigos venideros (2 Sam. 18:24-27; 2 Reyes 9:17-20). Los profetas de Israel se veían a sí mismo como centinelas advirtiendo a la nación del juicio de Dios que se aproximaba si la gente no se arrepentía (Jer. 6:17; Ezequiel 3:16-21; Oseas 9:8). Las viñas y los campos tenían también centinelas, especialmente durante el tiempo de cosecha. Su responsabilidad era proteger el producto agrícola de animales y ladrones. 

   El concepto de centinela permanece para la gente de Dios hoy en día. La Iglesia del Señor - conocida como la nación de Dios (1 Pedro 2:9), la ciudad de Dios (Hebreos 12:22-23), el campo de Dios (1 Cor. 3:9) y, por analogía, la viña de Dios (Mateo 20:1-16)--tenia centinelas designados para exhortar la fidelidad al Señor. ¿Quiénes son estos "Centinelas"? 

1. Dios (1 Cor. 11:32; Hebreos 12:1-11). Dios nos disciplina para nuestro propio bien. La disciplina del Señor nos previene de ser condenados con el mundo (1 Cor. 11:32). 
2. La Palabra de Dios (2 Tim. 3:16, 17). La Palabra nos enseña, reprende, corrige y entrena en rectitud y justicia. 
3. La Iglesia (1 Tes. 5:14-15; Heb. 10:23-25). Somos llamados a advertir pacientemente, alentar, y ayudar los unos a los otros. Debemos estimular los unos a los otros al amor y las buenas obras. 
4. Tu Mentor (Mat. 28:19-20; Heb. 13:7, 17). Los ancianos, ministros y mentores están ahí para enseñarte lo que es bueno; ¡no para destruirte! Están ahí para tu beneficio; no los entristezcas. 
5. Tu Mismo (1 Tim. 4:7,8,16; 2 Tim. 1:7). Es nuestra responsabilidad entrenarnos para ser santos. Dios nos dio el poder para disciplinarnos.

 

Nuestra Disposición
Responsabilidad
 

Texto:                      Ezequiel 3:17

"A ti, hombre, yo te he puesto de centinela para el pueblo de Israel. Cuando yo te comunique algún mensaje, deberás anunciárselo de mi parte, para que estén advertidos."

 

Tema:

El Discipulado produce la madurez. Cuándo un padre disciplina a su hijo, lo hace por amor al niño – para llevarlo a la madurez y la rectitud. Dios nos disciplina para nuestro propio bien – para traernos paz y santidad. No debemos temer el reconocer nuestros errores y darle la bienvenida a las correcciones de nuestros hermanos. ¡Aprendamos a arrepentirnos y aceptar el verdadero amor de nuestros amigos!

 

Aplicación:

Sugerencias Practicas:

1. Arrepiéntete cuando haces mal. No sigas

    en el pecado. ¡Aprende a odiar el pecado!

2. No le hagas la vida difícil a tu hermano

    o cualquiera que te corrija con certeza.

    ¡Te están amando y ayudando!

    ¡Están siendo tus verdaderos amigos!

3. Aprende a amar la reprensión. ¡Te

    hará sabio! Lee Proverbios 15:31-32.

4. ¡Da gracias a los que te corrigen!

    ¡No importa si es pariente, miembro de la

    iglesia, o un extraño!

5. ¡No luches fuego con fuego! ¡No trates

    de juzgar a tu hermano cuando te esta

    corrigiendo! ¡No muestres rencor o

    amargura! ¡Dios te esta mirando!

6. ¡Órale al Señor que tengas un corazón

     de discípulo y medita sobre Su palabra!

8. Anima con un espíritu genuino

         de amor, ¡y no con espíritu de critica!

 

¡¡¡Que Dios te bendiga grandemente!!!

 


SERMÓN
Responsabilidad
 I. Ezequiel (Dios Fortalece)
 A. Su Personalidad
  1. ¡Se comportaba de manera extraña (4,5)!
  2. Obedecía concienzudamente al Señor
 B. El Llamado de Ezequiel (3:16-21)
  1. Enviado como Centinela
   a. Requiere sumisión total al Señor
   b. Israel era un estado militar; 
      totalmente expuesta a sus enemigos
   c. Los centinelas corren peligro del 
      enemigo
      --mata el centinela, tienes entrada
      --aun, los centinelas son devotos a su
        general-en este caso, el Señor Dios
   d. Tareas de Ezequiel:
      --Prestar atención y dar a conocer
      --Preliminares:
      1)Su respuesta viene del Señor (vs 17)
          --se comió el rollo -vs 1-3
      2) Fue enviado a gente de entendimiento,
         no farfulleros (vs 5)
   e. Propósito: 
      --Somos todos responsables por nuestro
        comportamiento
      --¡Dios nos quiere dar vida!
 C. La Iglesia en Tiempo Presente
   1. Estamos bajo estado militar, y nuestro
      enemigo, Satanás, nos trata de destruir
   2. Un centinela fiel:
      a. rechazado por hombres si es fiel
      b. rechazado por Dios si es infiel
   3. Nuestra tarea como Cristianos fieles:
      a. Avisar del peligro del pecado
      b. Asegurar el beneficio de la 
	 penitencia
II. Conclusión: 33:11 
 1. A Dios no le place el juicio
 2. ¡Prefiere dar vida y bendición!
 3. ¡Somos llamados a avisar y exhortar!
 4. Meta: Arrepiéntete y regresa al Señor
Como un anillo y un collar del oro más fino,
es la sabia reprensión en quien sabe 
recibirla.
Proverbios 25:12
CHARLA

Introducción:

¿Has estado alguna vez en una situación beneficiosa, pero a la misma vez precaria—como en un callejón sin salida?

 

¡Encárgate!                               Ezequiel 33:7-20

 

1. ¿Cuál era la tarea de Ezequiel? Explica su
    trabajo.

 

2. ¿Cómo debía de hablarle Ezequiel a los que

    estaban en pecado? ¿Qué significa disuadir?

 

3. ¿Por que Dios hace a Ezequiel responsable

     por no avisarle a los pecadores de su pecado?

 

4. ¿Cómo aplica esto al cristiano hoy día?

    ¿Quiénes son los malvados?

 

5. ¿Cómo se relaciona esto con la prédica del

    evangelio? ¿Qué debemos enseñar?

 

6. ¿Cómo respondes a los que piensan que sus

    pecados son muchos y no tienen esperanza?

 

Enfoque:

 

1. ¿Cómo se relaciona el vs12 a nosotros hoy día?

 

2. ¿Cuál es la meta de Dios para Su pueblo? ¿Cuál

    es el propósito de su aviso?

 

3.  ¿Cómo nos parecemos a Ezequiel? ¿Cuál es la

     tarea de un Cristiano fiel?

 

Práctica:

 

Comparte lo que estos versículos en Ezequiel te han enseñado. Oremos para que seamos centinelas fieles: alentándonos con un espíritu de amor, paciencia y sinceridad.

 

 

Meditaciones para esta semana:

Responsabilidad=Discipulado

LUNES
Si te consideras una persona tras el corazón de Dios probablemente tienes el corazón de un discípulo. Esta semana, al examinar lo que es discipulado y lo que conlleva, podrás determinar si tienes o no la actitud necesaria que te lleva a tener el corazón de un discípulo. Lee Mateo 28:18-20. Cuando seguimos a Jesús debemos hacer discípulos. ¿Cómo lo hacemos? (Conlleva dos pasos principales) ¿Cuanto tiempo toma el paso #2? ¿Puedes completar el paso #2 con éxito si tu mismo no le has prestado atención? Esta semana no vamos a examinar como hacer otros discípulos. ¡Vamos a enfocarnos en asegurarnos que los discípulos de Jesús hagan un discípulo de ti! Has sido llamado a seguir a Jesús. El Discipulado se trata de poder seguir. ¡Si vas a exhortar a otros a seguir a Jesús, debes asegurarte que tú lo estés siguiendo! Un discípulo penitente (arrepentido) es un seguidor; el que sigue a Jesús llega a ser un sirviente; un sirviente llega a ser un líder. Esta semana conversa con tu mentor acerca de lo que careces en tu forma de seguir a Cristo. Ora que tengas un corazón de discípulo. Escribe el Salmo 51:17 en una tarjeta y memorízatelo.    

 

MARTES
Dios nos llama a todos a responsabilizarnos ante Él: lee Hebreos 4:12-13. ¿Cómo destapa los corazones la Palabra de Dios? ¿Te enseña la Palabra qué clase de actitud debes tener? ¿Puede indicarte cuando tienes una mala actitud? ¿Cómo respondes cuando te cortan con la Palabra? ¿Te das cuenta que es Dios quien corta, con y por Su Palabra? Entonces, ¿cuál es el vehículo que usa Dios para responsabilizarnos ante Él? ¿Crees que debes estar muy familiarizado con este vehículo, en otras palabras, la Biblia? Lee Hebreos 13:7,17. ¿Cómo somos llamados a seguir, a quién debemos someternos? ¿Por qué? ¿Debes imitar su fe? Según el vs 17, ¿cual es la responsabilidad de los lideres? ¿Crees esto? ¡Tus acciones serán el testimonio de tu fe! Escribe 1 Timoteo 4:16 en una tarjeta y memorízatelo. Dale gracias a Dios para el liderazgo que ha proveído para ti. Encárgate de glorificar a Dios respetándolos como tus hermanos mayores en Cristo.  

 

MIÉRCOLES
Uno de los pasajes más ilustrativos sobre el Discipulado esta en Ezequiel 33:7-11. ¿Qué tarea se le da a Ezequiel? ¿No es esta la misma tarea que tienen los líderes de la iglesia? ¿Qué ocurre con los líderes que no te advierten de tu pecado? ¿Qué ocurre si escuchas el consejo de tus líderes? ¿Qué ocurre si no escuchas? ¿Del vs 10, qué efecto tiene el pecado en ti? ¿Del vs 11, qué desea Dios que hagas? ¿Cómo es entonces, que Dios usará tus líderes para beneficiarte? Si tu deseo es ser responsable ante Dios, entiende que significa ser responsable ante tus líderes y a cada un de tus hermanos. ¡Somos guarda de nuestros hermanos! ¡Si tu deseo es arrepentirte y acudir al Señor entonces mantente responsable a tu hermano / hermana! ¡Recuerda, el arrepentimiento comienza con la confesión! Escribe Santiago 5:16 en una tarjeta y memorízatelo. Haz una lista acerca de lo que necesitas arrepentirte ante de Señor. Encárgate  de responsabilizarte ante tu mentor acerca de estas cosas.  

 

JUEVES
La responsabilidad es algo al que tendemos sacarle el cuerpo. ¿Por qué piensas que es así? ¿Será porque requiere que hagas un compromiso—encargarte que tu actitud refleje a Jesús? Lee detenidamente Romanos 14:12-13. ¿Se nos requiere responsabilidad colectivamente o individualmente? ¿Del vs 13, debemos trabajar para ayudarnos mutuamente a ser responsables ante Dios? ¿Cómo podemos hacer esto? Es obvio según este pasaje que juzgándonos el uno al otro no es la manera de responsabilizarnos ante Dios. Si continúas leyendo el 15:1-8 veras que debes aceptar a tu hermano y estar en paz. Debes edificar y alentar con la Escritura. Como dice 2 Tim. 3:16-17, debes usar la Palabra para enseñar, corregir, reprender y entrenar en la rectitud. La mentoría no es un foro para el juicio, sino para entrenar en la rectitud por amor mutuo. Escribe esta última escritura en una tarjeta y memorízatelo.  

 

VIERNES
Como el tener responsabilidad implica ser enseñado, corregido y reprendido, siempre ten en mente que estas cosas vienen del Señor. Lee Hebreos 12:5-16. Los vs 5 - 9 hablan acerca de cómo la disciplina de Dios se manifiesta y por qué se nos da. Los vs 10 y 11 hablan del propósito de la disciplina del Señor. Los vs 12 y 13 son una exhortación a no rendirte. La disciplina no se nos  da para cargarnos, sino para liberarnos de la carga del pecado (recuerdas Ezequiel 33:7-11?) Los vs 14 y 15 son un resumen de la responsabilidad. ¡Tienes que hacerte responsable! ¡El verso de memoria de hoy es desafíante! Escribe Efesios 4:11-13 en una tarjeta y memorízatelo. ¡¿No es impresionante el plan de Dios?!