PERSPICACIA

 

  

   Cuando un experto de la ley le pregunta a Jesús cual es el mayor de los mandamientos, Él responde: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas. (Mat. 22:37-40) Él resume toda la enseñanza de Dios en un verbo: ¡Amor! ¿Cómo amamos a Dios? Guardando Sus mandamientos (Juan 14:15; 15:14; 1 Juan 5:3). ¿Cómo amamos al prójimo? Al ser desinteresados, bondadosos, generosos y compasivos con todos, desde nuestro hermano en Cristo y miembros de la familia, hasta desconocidos o enemigos. El amor requiere que nos salgamos de nuestra comodidad personal. La carne desea lo que es contrario al espíritu. Gálatas 5:17 dice, “...porque el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisierais.” Para poder amar a Dios y a nuestro prójimo, tenemos que estar dispuestos a salirnos de nuestra conveniencia y comodidad. Jesús nos enseña este concepto de amor sacrificado en Sus parábolas y enseñanzas. ¿Es cómodo el amar a tus enemigos y orar por los que te persiguen? (Mat 5:43-48). ¿Es cómodo ser paciente cuando bregas con gente o situaciones difíciles? ¿Es cómodo el ser amable y compasivo cuando te dan lata? (1 Co. 13:4) ¿Es cómodo mantener tu ira bajo control? ¿Es cómodo olvidarse de las ofensas de los que te hieren? (1 Co. 13:5) ¿Es conveniente incomodarte para ayudar al destituido? (Lucas 10:30-37; Mat. 25:34-40) ¡La vida cristiana no siempre es conveniente o cómoda! Nuestra disposición siempre debe ser el salirnos de nuestra comodidad!

 

La Vida en Cristo

Saliéndonos de la Comodidad

 

Texto:      1 Corintios 9:26-27

“Así que yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire; sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.”

 

Tema:

Sabemos que los que corren en una carrera lo hacen para ganar un premio. En las Olimpiadas, todos los corredores corren, ¡pero solo uno se gana el oro! Así no es con los hijos de Dios. ¡Todos los verdaderos creyentes que corren la carrera espiritual recibirán la corona de vida! Pero debes mantenerte en el camino de vida: ¡saliéndote de tu zona de comodidad! Los que participan en la carrera disciplinan sus cuerpos para poder perdurar en la carrera, al igual que nosotros debemos disciplinar nuestros cuerpos también. Debes mantener tu cuerpo sumiso, castigado y en línea, ¡porque las enseñanzas del espíritu son contrarias  a los deseos de la carne! (Gal. 5:17) ¡Encárgate de que el Espíritu sea el que se vea en ti! ¡Ama mas allá de tu zona de comodidad! ¡Vive mas allá de tu zona de comodidad! ¡Salte de tu comodidad!

 

Aplicación:

Sugerencias prácticas:

1. ¡Conoce a los desconocidos! Tal vez no conozcas todos en la iglesia.

2. ¡Invítalos a tu casa! ¡Haz de tu casa un lugar de convivencias!

3. ¡Busca la oportunidad para ejercer el bien! Conoce tus alrededores. ¡Ten conciencia de lo que se necesita hacer!

 

¡Que Dios te bendiga grandemente!

SERMÓN

Más Allá de la Zona de Comodidad

 

Introducción

 1 Co. 9:26-27

   --competidor: tu cuerpo

I. Resumen de la Palabra de Dios

    Mateo 22:37-40

 

 1. Ama a Dios (1 Juan 5:3)

     a. Ama con intensidad

     b. Ama más allá de tu comodidad

         --ama con obediencia

         --ama con dependencia (fe)

         --ama buscando Su voluntad

         --ama buscando las respuestas en Él

 

 2. Ama tu prójimo—tu vecino

     a. Ama con intensidad

     b. Ama más allá de tu comodidad

 

II. Ama tu Prójimo

 

1. Ama más allá de tu comodidad

      a. 1 Co. 13:4-6

          -- mas fácil es ser impaciente

          -- mas fácil mostrar ira al provocar

          -- mas fácil envidiar y lucirse

          -- mas fácil entretener amargura

 

  2. Ama más allá de tu comodidad física

      a. Parábolas: Mateo 25:14f

          --vs. 14-30: Talentos Prestados

             1. ¿Dónde están tus talentos?

             2. ¿Cómo los estas usando?

             3. ¿Qué encontrara Jesús?

           --vs. 31-40: Servicio Probado

             1. ¿A quién le has dado de comer?

             2. ¿A quién has invitado?

             3. ¿A quién le has dado ropa?

             4. ¿A quién has visitado?

 

III. Conclusión

      Jesús—fue más allá de Su comodidad

 

CHARLA

 

Introducción:

¿Te has involucrado alguna vez en un deporte competitivo? ¿Qué toma el ser un atleta popular?

 

¡Encárgate!          1 Corintios 9:19-27

 1. ¿De qué hablaba Pablo cuando dice, “siendo libre de todos...”?  ¿A qué se refería cuando dice, “me he hecho siervo de todos...”?

 

 2. ¿Cuál era su propósito en deshacerse de sus libertades?

 

 3. Explica lo que quiere decir con “Me he hecho judío a los judíos.” ¿Violo Pablo sus propias enseñanzas (Gal. 5:3-4) con respecto a la ley de Cristo y la ley de Moisés?

 

 4. Lee vs. 21-22. ¿Cómo hizo Pablo para hacerse  como los que están sin Ley (Griegos) y como los débiles?

 

 5. Lee vs. 23. Pablo dio su libertad para compartir en las bendiciones del evangelio. ¿Qué tipo de bendiciones ofrece?

 

Enfoque:

 1. ¿Cómo podemos aplicar el concepto de a todos hacernos de todo hoy día? Da ejemplos.

 

 2. ¿Con qué compara Pablo el cristianismo? ¿Por qué es como un evento atlético?

 

 3. ¿Qué envuelve el entrenamiento estricto? ¿Es fácil? ¿Cuál es su fin?

 

 4. ¿Qué obstaculiza el servicio cristiano? ¿Cómo golpeamos nuestro cuerpo?

 

Práctica:

 

Anímense a ser todo para todos. Oremos que no busquemos lo que nos agrada o nuestra comodidad, ¡sino lo que promueva la salvación y la edificación de las almas!


Viviendo Mas Allá de tu Zona de Comodidad

 

LUNES

Las meditaciones de esta semana tratan sobre la actitud necesaria para adquirir la madurez y el crecimiento en Cristo. Lee Mat. 12:1-8.  ¿De qué acusaron los discípulos de Cristo?  He aquí el trasfondo del asunto: No se suponía que se hiciera trabajo el sábado. El sábado era para descansar y reflexionar sobre el Señor y Su providencia. (Éxodo 20:10; Deut. 23:25) Algunos, sin embargo, se dejaron llevar por su parecer personal y tornaron la gracia de Dios en un sistema meritorio de leyes. ¿Qué dos ejemplos menciona Jesús? La situación de David: Doce panes, hechos de harina fina, se ponían en el lugar santo del tabernáculo cada día. El pan viejo se lo comían los sacerdotes. Este fue el pan que David le pide a Ahimelec, el sacerdote, para él y sus hombres. Los sacerdotes que trabajaban los sábados no rompían la ley pues tenían que cuidar del templo, lo cual es el segundo ejemplo que Jesús ofrece.  Ahora miremos los vers 6 & 7 de Mateo 12.  Jesús quiere que los Fariseos se ocupen de otra cosa.  ¿Qué es lo que es? Escribe 1 Samuel 15:22 en una tarjeta y memorízatelo.

 

MARTES

En Miqueas 6:6-8 habla sobre la naturaleza y el propósito de los sacrificios.  ¿Qué es lo que verdaderamente pide Jehová de ti? ¿Obras sin espíritu? ¿Corazón sin obras? “Enseñarle a otros a obedecer las reglas de la Biblia para obtener liberación y paz es exactamente lo opuesto a lo que enseña la Biblia. El mensaje del evangelio comienza con la declaración de lo que Dios ha hecho para liberarnos. Entonces, al responder a ese mensaje, Dios nos madura para adorarle, entendiendo Su voluntad, y obedeciéndole fructíferamente.” ¾Dr. Rubel Shelly  El Salmo 51:16-17, nos muestra la mentalidad de David.  Él sabia lo que le agradaba a Dios. Un corazón obediente y confiado de Dios. Un corazón moldeable que entiende la compasión. Los sacrificios se pueden convertir en rituales vanos. La compasión es un ejercicio diario de obediencia a la voluntad de Dios. Escribe ese versículo en una tarjeta y memorízatelo. ¿Se ha convertido tu ofrenda diaria en un ritual vano que usas para medir tu justificación o tu santidad delante de Dios?

               

MIÉRCOLES

Es posible que hayas llegado a sentirte cómodo en tu relación con Dios; cómodo con tus obras, actitud y productividad. Como aprendimos la semana pasada, toda esa comodidad puede ser engañosa. El Diablo quiere que tu creas que todo esta bien contigo todo el tiempo.  En vez de medir tu estatus ante Dios por lo que haces o no haces, asegúrate de que reconoces tu posición ante Dios por lo que El ya ha hecho por ti------> ¡tu salvación!  Lee con cuidado Heb. 10:5-18. ¿A qué se refiere Jesús en los vers. 5 y 6? ¿Cómo responde Jesús a Su propia pregunta? ¿Cómo es que esta respuesta cumple con los requisitos de la Ley y agrada a Dios al mismo tiempo? Explica la interpretación del autor sobre lo que dice Jesús al final del vers. 9. ¿Cuál es el resultado de un corazón obediente y dispuesto (vers. 10)? Ahora miremos los vers.16-18. ¿Cómo se transfieren las leyes de Dios de las tabletas de piedra a nuestras mentes y corazones? Nota que este segundo pacto nos lleva a una relación mas profunda y más personal con Dios.  Todavía es un pacto de fe y confianza, solo que hemos sido liberados del pecado y sus consecuencias—el castigo eterno—en vez de ser liberados de nuestras luchas terrenales.  Nuestras luchas terrenales fortifican nuestra fe; ¡para ayudarnos a depender de los brazos eternos y fuertes de nuestro Señor! Escribe Isaías 66:2 en una tarjeta y memorízatelo.

 

JUEVES

Otra vez llegamos a Rom. 12:1-2.  ¿Por qué Pablo te urge a ofrecer tu cuerpo como sacrificio vivo? ¿Por qué debemos mantener esa visión? ¿Tiene sentido el hacer sacrificios sin estar liberado? Liberación por la gracia de Dios es lo que nos lleva a ofrecernos como sacrificio vivo--> removiéndonos de nuestra zona de comodidad vaga e ignorante. Liberación siempre precede obediencia como recordatorio de la vida santa que hemos sido llamados a vivir. “Sé santo como yo Soy santo” declara el Señor. Nuestro consuelo en Cristo viene de nuestra productividad basada en la fe. Escribe Jeremías 7:22-23 en una tarjeta y memorízatelo.

 

VIERNES

Lee Fil. 2:1-4. ¡Nota el reto! Si de veras sabes de lo que te han liberado, te motivará a actuar compasivamente, ¡no solo considerarte justo! No serás egoísta, vano, u obsesionado con tu ganancia material o posesiones, ¡porque sabrás que son de Dios como quiera! Nota la actitud de Pablo sobre su ganancia terrestre; material o social, en Fil. 3:7-11. En los vers. 7 y 8 Pablo describe su pensar sobre la ganancia mundana. ¿El resultado? Paz mental a través del conocimiento de la justicia ganada por fe, el deseo de conocer los sufrimientos de Cristo, y la esperanza de la resurrección. En vez de enfocarte en la comodidad del mundo, debes enfocarte en la comodidad celestial y estar dispuesto a sufrir para asegurar tu salvación en Cristo. ¿No es necesario sufrir para tener un corazón quebrado y contrito? Escribe Proverbios 21:3 en una tarjeta y memorízatelo.