PERSPICACIA

 

        Cuando te convertiste en cristiano y te comprometiste con Cristo entraste en un pacto matrimonial con Jesús.  Somos llamados a serle fiel y a negar cualquier otro dios.  Cuando pecamos no somos fieles a Jesús.  Cometemos adulterio espiritual.  Rompemos el corazón de Dios cuando prostituimos nuestras almas con otros amores (i.e. idolatría, inmoralidad, celos, timidez, ira, etc.).  El Señor claramente nos muestra esta realidad en Oseas, el profeta.  Dios le manda a Oseas que se case con una mujer infiel y adultera, la cual se prostituye con sus amantes.  Le nacieron hijos infieles concebidos en pecado y por pecado.  Esto sucedió para llamarle la atención a Israel en aquel momento y a nosotros hoy día.  ¡Dios nos ama profundamente!  ¿Cómo tú crees que lo hacemos sentir cuando perseguimos otros amantes (pecado)?  ¿Cómo te sentirías si ves al ser que amas destruyéndose por algo que no le puede amar? 

            El dolor más grande que puedas sentir es el de amar a alguien profundamente, comprometerte de todo corazón con ese ser, para que después esa misma persona se aleje de ti y se prostituya con otro.  ¿Has sentido el dolor de la infidelidad?  ¿Has amado a alguien profundamente para después perderlo por otra persona?  ¿Cómo te hizo sentir?  ¡Es quebrantador y devastador al corazón!  Entonces puedes empezar a entender el dolor que siente Dios y como Su corazón está en agonía cuando pecamos.  También puedes empezar a apreciar el gran amor de Dios, ¡porque todavía nos ama a pesar de la devastación que siente al ver nuestro adulterio!  ¡Dios es fiel siempre y nos recibe con brazos abiertos si regresamos a Él! “No te desampararé ni te dejaré” (Heb.13:5).  ¡Imita la lealtad del Señor!

 

  El Corazón de Dios

El Deseo Más Grande de Dios

 

Texto:      Oseas 11:8-9

“...Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión. No ejecutaré el ardor de mi ira ni volveré a destruir a Efraín, porque Dios soy, no hombre; soy el Santo en medio de ti, y no entraré en la ciudad.”

 

Tema:

El corazón de Dios está lleno de compasión y claramente el no nos trata como nuestros pecados merecen (Salmo 103).  A pesar de la infidelidad de Israel, Dios siempre deseaba que ella retornara a Él y se arrepintiera.  ¿Cómo puede hacer esto?  Pues, ¡Él es Dios—El Santo de Israel!  Su santidad la muestra en Su habilidad de perdonar a los que no lo merecen.

 

Aplicación:

Sugerencias Prácticas:

1.  ¡Dale gracias a Dios! Dale gracias por no tratarte como merecen tus pecados, y recuérdate de esto en tu relación con los demás. 

2. ¡Aprecia Su compasión! La compasión de Dios no es humana—es santa.  ¡Imita Su santidad y compártela con los que no conocen a Dios!

3. ¡Entiende que todo pecado es adulterio ante Dios!  Cuando pecamos cometemos adulterio contra nuestro fiel esposo, Jesús.

4.  ¡Arrepiéntete con gran entusiasmo!  Oseas 14:1 dice “¡Vuelve, Israel, a Jehová, tu Dios, pues por tu pecado has caído!”

 

¡Que el Señor te bendiga grandemente!

 

SERMÓN

El Deseo Más Grande de Dios

 

Introducción

 1 Tim. 2:3-4

   Dios quiere que todos seamos salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

 

I. Dios Desea Perdonar

  Efe. 5:2

 1. Cristo se entregó a sí mismo por la iglesia.

      a.  Esta expresión muestra Su amor por nosotros y Su deseo de perdonar nuestras ofensas e infidelidad. 

II. Dios Desea Liberarnos

  Efe. 5:3-11

  1. Dios desea liberarnos de nuestros pecados. 

  2. Nos llama a vivir en la luz.

III. El Deseo de Dios para Su Novia

 Efe. 5:25ff

  1. La Iglesia es la novia de Cristo.

  2. Su deseo es prepararla (a ti y a mí) para la Gran Boda el último día.

IV. El Deseo de Dios se Cumple el Día de la Gran Boda

  Apocalipsis 21, 22

  1. Dios prepara la novia para su Esposo (Apo. 21:1-2).  

  2.  La esposa esta muy bien ataviada       (Gal. 3:26-27).

  3.  ¡La Celebración después de la Boda! (Apo. 21:3-7).

  4. La esposa tiene ansia de estar con su esposo (Apo. 22:17).

V.  Conclusión

       Los deseos de Dios muestran Su lealtad y amor para con nosotros, ¡al igual que nuestros deseos deben mostrar nuestra lealtad y amor hacia el Señor!  Apo. 22:12

 

CHARLA

 

Introducción:

¿Cuál ha sido la peor cosa que has tenido que hacer en la escuela, trabajo, o en tu casa?  ¿Por qué fue tan mala experiencia?

 

¡Encárgate!            Oseas 1:2; 3:1-3

 1. ¿Cómo te sentirías al tener que casarte con Gomer?  ¿Por qué?

 

 2. ¿Qué quería Dios que hiciera Oseas?  ¿Por qué tu crees que le dio esta tarea? ¿Cuál era el propósito? 

 

 3. ¿Cuál sería tu reacción hacia Dios al tenerte que casar con Gomer? 

 

4.  Si tu esposa cometiera adulterio y te dejara, ¿cómo te aria sentir eso?  ¿Sería fácil aceptarla nuevamente?  ¿Cómo sería posible aceptarla?

 

5.  ¿Cómo veía Dios el pecado de Israel? ¿Cómo clasifica Dios nuestro pecado?

 

           

Enfoque:

1.  ¿En qué te pareces a Gomer?

 

2.  ¿En qué se parece Dios a Oseas?

 

3.  ¿Cómo te sientes cuando te das cuenta que tu pecado afecta a Dios?

 

4.  ¿Deseas serle más fiel a Dios?  ¿Por qué?

 

 

Práctica:

Anímense a serle más fiel a Dios.  Oremos para crecer y madurar más en nuestro amor para imitar nuestro esposo—Jesús.

 

El Corazón de Dios

 

 

LUNES

Esta semana leerás el libro de Oseas para conocer mejor el corazón de Dios.  Leerás más de lo usual, ¡¡pero te será de mucho provecho en tu relación con Dios!!  Veras como tu comportamiento afecta a Dios y examinaras Su deseo más grande.  Comienza por Oseas 1-3.  Al leer el primer capítulo, piensa en la relación entre Oseas y Gomer, y como se compara con nuestra relación con Dios.  ¿De qué eran culpables los israelitas en el versículo 2?  Así es como Dios se siente cuando le somos infieles.  Lee ahora el capitulo 2.  De los vers. 5-8, ¿qué le hace Israel a Dios?  ¿Cómo se siente Dios?  A pesar de cómo se siente, ¿cuál es Su deseo para Israel?  ¿Quería el divorcio o quería reconciliarse?  Lee ahora el capitulo 3, y reflexiona sobre tu relación con Dios.  ¿Cómo le haces sentir con tu pecado?  Encárgate de entender como afectas el corazón de Dios.

 

MARTES

Lee Oseas 4-5.  Al leer el 4, ¿qué tipo de espíritu guiaba los Israelitas (del vers. 12)?  ¿Qué hacían que le causaba a Dios verlos de esa manera?  Al leer el capitulo 5, considera como la inmoralidad e infidelidad de Israel hizo sentir a Dios (del vers. 15).  Escribe I Co. 6:18 en una tarjeta y memorízalo.  A Dios le pesa mucho el corazón cuando pecamos por el daño que nos hacemos. 

 

MIÉRCOLES

Hoy leeremos Oseas 6-7.  Al leer el 6, considera como Israel responde al regaño del Señor.  Sus palabras eran buenas, ¿pero cómo eran sus hechos?  ¿Con qué compara Dios el amor de Israel en el vers. 4?  ¿Por qué?  Al leer el capitulo 7, considera los resultados del pecado.  ¿Para qué “ardía” Israel?  ¿Cuál es el resultado de desear con ese “ardor”?  Lee el vers. 13 y piensa en el corazón de Dios.  ¿Que anhelaba Dios?  Escribe Oseas 6:6 en una tarjeta y memorízalo.  ¡Reflexiona en los deseos de Dios y ora que sean los tuyos también!

 

JUEVES

Lee Oseas 8-10.  Lee el capitulo 8 y piensa en lo absurdo que es la idolatría (el poner cualquier cosa antes que Dios en tu vida).  ¿Cuál es el resultado de la idolatría?  ¿Cómo hace sentir a Dios?  ¿Por qué le ofende tanto?  En el capítulo 9 Oseas regaña a Israel.  ¿Qué dice que le ocurrirá en el vers. 17?  Lee el capitulo 10 y trata de entender por qué Dios estaba molesto con el comportamiento de Israel.  ¿Qué estaban haciendo?  Aplica esto a tu vida y tu relación con Dios.  ¿Cómo se siente Dios con tu comportamiento?  “...porque en otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), comprobando lo que es agradable al Señor.” (Efe. 5:8-10).

 

VIERNES

Hoy terminaras con el libro de Oseas.  Lee Oseas 11-14.  ¿Qué paso con Israel cuando todo iba bien y estaban bien alimentados (capitulo 13, vers. 4-6)?  Describe su enfoque.  ¿Cómo hizo sentir esto a Dios (vers. 7-9)? De acuerdo a Oseas 14:4, ¿se mantuvo enfadado Dios con ellos por siempre?  ¿Por qué?  ¿Qué ves como el mayor deseo en el corazón de Dios?  ¿Cuál es tu enfoque cuando todo te va bien en tu vida?  ¿Eres agradecido por las pruebas que te llegan?  ¿Aprecias mejor tu vida en Cristo al entender mejor el corazón de Dios?   Escribe Oseas 14:9 en una tarjeta y memorízalo.  ¡¡¡Encuéntrate lleno de alabanza a Dios, por Su sabiduría, discernimiento y compasión!!!