PERSPICACIA

 

            Piensa en alguien que amas con todo tu corazón.  ¿No te invade tu pensamiento a menudo?  ¿Te hace falta cuando no esta a tu lado?  ¿No es maravilloso pasar el tiempo con aquellos que amas?  Es tiempo de regocijo; el cual esperas ansiosamente.  Pero es muy fácil perder este tiempo.  A veces estas tan ocupado con tus responsabilidades y trabajo que descuidas están relaciones de amor.  Necesitas poner en alto tus pensamientos y asegurarte qe estas dedicando tiempo precioso para abonar las relaciones mas importantes de tu vida. Si no lo haces, estas relaciones caen en un estado de abandono.  ¡No puedes dejar que esto ocurra en tu relación con Dios!

            Si atesoras tu relación con tu Señor, necesitas mostrar esto en tu devoción a Él.  Dedicarle tiempo al Señor es esencial; después de todo, ¿es el tiempo que tienes tuyo en lo absoluto?  ¿No es el Señor que te regala cada día Nuevo que disfrutas en tu vida?  Sin Él, no puedes ni existir, porque “Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho...(Juan 1:3).  Solamente en el Padre estamos verdaderamente vivos (Lucas 15:24).  Tenemos que dedicar nuestro tiempo al Señor.  Planifica tiempo para tu trabajo y todos tus asuntos ordinarios de tu vida y conságrate al Señor sin distracciones.

            Moisés oro a Dios, “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría...(Salmo 90:12).   Pablo acierta igualmente: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.(Efe. 5:15-16). 

            Rubel Shelley dice que cuando perdemos el tiempo (por indulgencia), no lo podemos remplazar:  “Dinero perdido puede ser remplazado por esfuerzo y frugalidad, Talentos malgastados se pueden reclamar y ponerse a uso útil; pero el tiempo es irreversible.”  El tiempo malgastado se pierde – no se puede remplazar o rembolsado.  El cuarto mandamiento nos llama a ser siervos fieles a nuestro tiempo.  ¡Acuérdate del Señor tu Dios!

            Es muy fácil perderse en los asuntos cotidianos. Dios le dio a Adán la responsabilidad de trabajar en el huerto del Edén y cuidar de el (Génesis 2:15).  Dios nos llama a trabajar. También nos llama a dedicarnos a Él.  ¡Se diligente con tu tiempo!  ¡No dejes que tu relación con el Señor sea una de rutina!  ¡Debe ser dinámica y transformante!

El Corazón de Dios: El Cuarto Mandamiento

Mi Tiempo es Su Tiempo

 

Texto: Éxodo 20:8-9a

 

"Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día es de reposo para Jehová, tu Dios.”

 

Tema:

El Sábado fue creado como “pacto perpetuo”, “Para siempre será una señal entre mí y los hijos de Israel” (Éxodo 31:16, 17).  Es una bendición de Dios.  A través del tiempo, los judíos legalistas, como lo eran los Fariseos, distorsionaron la Palabra de Dios.  Convirtieron el Sábado en una carga (ver Mat. 23:1-4).  Jesús dijo que “Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres...  Les enseño que el Sábado se creó para el hombre, no el hombre para el Sábado (Marcos 2:27).  El mandamiento se dio para ayudar a los Israelitas a vivir una vida balanceada entre el trabajo, el descanso, y nuestras reuniones de ánimo y culto a Dios; para enseñarnos que nuestro tiempo es de Dios.  Necesitamos aplicar esta lección a nuestro corazón.  Los Fariseos perdieron el espíritu del mandamiento en inagotables controversias.  Escucha lo que Dios te quiere enseñar a través de estos mandamientos: vivir una vida balanceada entre el trabajo, el descanso, y las asambleas de la iglesia. 

 

Aplicación:

Sugerencias Prácticas:

1. Órale a Dios por sabiduría.  Necesitas que el Señor te guíe para vivir una vida balanceada y agradable a Él. “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría...  Salmo 90:12.

2. Recuerda que el trabajo es bueno y santo.  No dejes que te prevenga del tiempo para el Señor. Tu trabajo se puede convertir en un ídolo y causarte daño en tus relaciones con otros. 

3. Dale prioridad a tu tiempo.  Acostúmbrate a liberar el tiempo que necesitas para tu culto racional y privado al Señor. También planifica bien tu semana para que puedas participar del culto de la asamblea. Este tiempo debe ser libre de distracciones.

 

 ¡Que el Señor te bendiga grandemente!

 

SERMÓN

 

“Mi tiempo es Su tiempo...”

Introducción: La semana pasada

   1. El tercer mandamiento trata con nuestro culto:

       Alabamos y honramos el nombre de Dios

   2. No tomes el nombre de Dios en vano:

        a. Al vivir hipócritamente (Mt. 7:21)

        b. Al guardar rencores (Mt. 5:23-24)

        c. Usando el nombre de Dios para maquinar

            (Ps. 29:2)

        d. Al no ser una persona íntegra (Mt. 5:37; James 5:12)

 

I. El Cuarto Mandamiento: Nuestro tiempo y el culto

    Éxodo 20:8-11

    “Sábado”--Heb. shabbath  (intermisión; pausa)

    A. Trasfondo

      1. Dado a los judíos en el monte Sinaí (cf. Neh. 9:13-14)

      3. Llevaba una penalidad de muerte

           (Ex 31:14; Nu 15:32-36)

     B. Ahora estamos bajo la ley de fe (Rom 3:27,28)

       1. Hechos 2:38,39—necesitamos una relación con Cristo

       2. Nuestra relación está atada a las asambleas

           --nos reunimos para perseverar juntos como cuerpo

              (Hechos 20:7; Hechos 2:42)

            --Tu madurez es afectada por cuanto te reúnes
                (Heb 10:23-25)

            --Necesitamos de ánimo y edificación (1 Tes 5:11)

        3. Has sido librado de las regulaciones y liturgias en

            Cristo (Col 2:13-16)

      C. El Espíritu del Sábado—para todos los creyentes

          a. Fundamento: Devoción a Dios

              --Necesitamos tiempo para la devoción espiritual

              --Si no dedicamos tiempo especifico a Dios:

                 1. Nos olvidamos de Sus estatutos

                 2. Se deteriora nuestra relación con Él

          b. El sábado se hizo para beneficiar, no cargar

              --Marcos 2:27—Se hizo para tener balance

       D. La Asamblea

            a. Tiempo para adorar como grupo

            b. Examinamos nuestra relación con Dios

            c. Reflejamos sobre la profundidad de nuestra

                relación con Cristo

            d. Tu conciencia debe juzgarte (Lucas 12:57)

       E. El Evangelio es la Puerta al Reposo (Sábado) Eterno

           (Heb 4:1-3a, 9-11; 3:7-11)

          a. En Cristo, hay un día de descanso que es eterno

          b. ¡Es el reposo del Señor donde el día nunca acabara!

             (Apo. 21: 23; 22:5)

 

CHARLA

Introducción:

Enfoquémonos en este pasaje antes de comenzar nuestro estudio esta noche:  “La palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros. Enseñaos y exhortaos unos a otros con toda sabiduría...”  (Col. 3:16). 

 

¡Encárgate!            Deuteronomio 5:12-15

1. La palabra “santificado” significa diferente o aparte.  ¿Qué significa santificar un día?

 

2. Leamos del 13-15.  Veamos a cada cual que Dios llama a no trabajar en el Sábado.  ¿Porque los menciona a cada uno de ellos?  ¿Cuál es la preocupación de Dios?  ¿Qué quiere acordarle a Israel?  ¿Que nos enseña esto sobre el corazón de Dios?

 

3. Piensa en lo que Dios quiere enseñarle a Israel a través de estos mandamientos.  El asunto del mandamiento no es muy diferente a lo que todavía debemos nosotros buscar, bajo el nuevo pacto. 

 

Enfoque                               

Hebreos 13:8 dice, “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos”.  El sábado fue un pacto entre Dios y Israel, pero el fundamento todavía aplica al día de hoy.

 

1. ¿Sientes que necesitas tiempo especial y parte para enfocarte en tu relación con Dios?  ¿Cómo planificas tu día o semana para que nada interfiera con ese tiempo?

 

2. ¿Le das más importancia a unos días sobre otros? ¿Por qué?

 

3. Compara tu manejo del dinero y el manejo de tu tiempo.  ¿Cuál es más importante para ti?  ¿Por qué?

 

4. ¿Organizas tu tiempo?  ¿Planificas o lo haces todo a la deriva?

 

5. ¿Qué le dices a tus vecinos con el manejo de tu tiempo?  ¿Qué dice tu ejemplo de cuanto valoras el tiempo dedicado al Señor?

 

Práctica:

Ora que siempre recuerdes al Señor tu Dios y que seas buen siervo de tu tiempo.

 

“MI TIEMPO ES SU TIEMPO”

LUNES

Lee Éxodo 20:8 y medita sobre el pasaje.   ¿Qué significa santificar algo?  Ahora lee Génesis 2:1-3 y Éxodo 31:12-18.  ¿Qué perspicacia adquieres sobre el pacto del sábado?  ¿Entre quienes fue este pacto?  ¿Por que Dios llama a los Israelitas a guardar el sábado?  ¿Cuán serio es este mandamiento?  ¿Por qué tú crees que es tan serio?  ¿De quién se estaba ocupando Dios, de Él o de los Israelitas?  Lee Ezequiel 20:1-44 y conoce el corazón de Dios.  ¿Cómo se sentía Dios cuando los Israelitas menospreciaban lo que era santo? Aplícate esto a tu vida y considera como tu tratas lo que Dios llama santo.

MARTES

¿Que necesitan hacer los israelitas en Éxodo 20:9?  Ahora lee 1 Tes. 4:11 y 2 Tes. 3:6-10 que trata sobre el trabajo.  También lee Juan 6:27: 9:4-5 y Efe. 4 que trata sobre el trabajo en el Reino de Dios.  Busca mantener balance en tu vida usando la Biblia como guía.  ¡Ora que seas sabio en todo lo que haces y no desanimes a los que trabajan fuertemente en el Señor, sino respétalos (ver 1 Tes. 5:12-18)!  Ahora lee Mat. 9:37 y entiende que hay mucho trabajo que hacer pero pocos trabajadores.   Escribe 2 Tim. 2:15 en una tarjeta y memorízalo.  ¡¡Trabaja para el Señor y recuérdalo todos los días!!

MIERCOLES

Examina Éxodo 20:10-11.  Considera todos los mencionados en el pasaje.  ¿Por qué los menciona Dios a cada uno?  Dios quiere que Su pueblo se enfoque en Él sin distracciones de la vida diaria.  Él quiere que ellos recuerden Su amor grande por todos. ¿Quería Él que compartieran todos sus bendiciones o que fueran miserables? Lee Deuteronomio 5:12-15.  Examina el corazón de Dios en estos versículos.  El no solo reta a los israelitas ciegamente sino les dice que este pacto es para sus familias, sirvientes, y hasta los animales.  ¿Por qué?  ¿Cuál es el propósito de que cada uno descanse?  ¿Qué quería Dios que fuese la motivación en el vers.15?  ¿De qué quiere que se acuerden y aprendan?  ¿Qué aprendes tú de estas lecciones que puedes aplicar a tu vida?  ¿Qué haces con las bendiciones que Dios te da?

JUEVES

Lee Deuteronomio 4:23; 6:12; Salmo 103:2; y Santiago 1:25. ¿Cuál es la tendencia del hombre?  ¿Qué nos pasa si no prestamos atención continua a la palabra de Dios para aplicarla a nuestra vida?  Lee Santiago 1:19-ff.  ¿A que nos compara Dios si nos enfocamos en Él y nos aplicamos Su palabra?  Se hacedor de la Palabra y no tan solo la escuches.  ¡¡¡Dedícate a leer la Palabra de Dios para conocerlo mejor y vive de acuerdo a Su amor!!!

VIERNES

Examinemos la parábola del banquete a luz de lo que hemos aprendido.  Lee Lucas 14:15-24.  Hay muchos que hacen excusas de porque no pueden aceptar la invitación al banquete del Señor.  ¿Cuáles son estas excusas?  ¿Cree que estos que hacen excusas son buenos administradores de su tiempo?  ¿Entienden que su tiempo es el tiempo de Dios?  ¿Y tú?  ¿Cómo estas usando el tiempo que Dios te da?  Lee Efe. 5:15-16.  Medita y reflexiona sobre estos versículos y escríbelos en una tarjeta y guárdalos en tu corazón.