Nuestra Relación con Dios El Cuerpo de Cristo Nuestra Transformación Nuestra Disposición La Vida en Cristo El Corazón de Dios La Ley Real La Batalla Espiritual



PERSPICACIA
 
    En Efesios 2:8 Pablo dijo, "Pues por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación por medio de la fe. No es esto algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que es un don de Dios." Esta gran verdad acogida por muchos, es malentendida con frecuencia. En Hebreos 11:6 leemos, "Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan." Y otra vez en Hechos 16:31, Pablo le dice al carcelero Filipense, "Cree en el Señor Jesús, y obtendrás la salvación tú y tu familia..." Estas y muchas otras escrituras claramente nos enseñan la importancia de la fe. Sin fe no tenemos esperanza en este mundo. La fe puede ser aceptable a Dios, o inútil, dependiendo de la condición en que este. 
    La Biblia describe dos condiciones en que la fe puede existir. Un tipo de fe te lleva a la salvación, mientras que la otra es una maldición. Estas fes se clasifican como 'fe viva' y 'fe muerta'. La Biblia diferencia entre una fe muerta, inútil porque no puede salvarte, y una fe activa, agradable a Dios. No hay un solo caso en toda la Biblia donde alguien se salvó teniendo una fe muerta. Pablo nos asegura de esto en Gálatas 5:6 cuando dijo, "Lo que cuenta es la fe, una fe activa por medio del amor." En todos los ejemplos de conversión en la Biblia vemos que las personas fueron salvas cuando su fe se demostró en la obediencia a la palabra de Dios. Santiago dijo, "Muéstrame tu fe sin hechos; yo, en cambio, te mostraré mi fe con mis hechos." Santiago 2:18
    Podemos creer en Cristo e inclusive ser Cristianos, pero si no obedecemos Sus enseñanzas nuestra fe está muerta y nosotros perdidos.
    Sí, somos salvos por gracia; pero esta gracia, este don de Dios, viene por fe. Una fe viva y activa; no una fe muerta e inútil.

 

Nuestra Relación con Dios
Fe Eficaz

Texto:                 1 Pedro 1:14-16
Como hijos obedientes, no vivan conforme a los deseos que tenían antes de conocer a Dios. Al contrario, vivan de una manera completamente  santa, porque Dios, que los llamó, es santo; pues la Escritura dice: “Sean ustedes santos, porque  yo soy santo.

 

Tema:
El camino a la salvación no se establece por obras. Como discípulos de Jesús, sabemos que es una necedad el depender de nuestras obras para la salvación. Lo que nos salva es fe en que Jesús murió en la cruz por nuestros pecados. Pero es muy triste que otros piensan que tienen un verdadero entendimiento de la gracia de Dios, y animan a otros a tener un compromiso desapasionado a Cristo. Claramente, debemos encontrar el balance entre la fe, las obras y la gracia.

 

Aplicación:
Pablo dijo en 1 Corintios 15:10 que la gracia que recibió de Dios no fue en vano. Igualmente, debemos dejar que la gracia de Dios tenga su efecto completo en nuestra vida. Deja que tu fe se dé a conocer mediante tus obras. Busca la confraternización, ora con frecuencia, lee la Palabra y glorifica a Jesús en tu vida. Recuerda lo que dijo Jesús, “Del mismo modo, procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo. Mt. 5:16

¡¡¡Que Dios te bendiga grandemente!!!

 

 

 

 

 


SERMÓN


El Balance: Gracia, Fe & Obras

I. Salvo por "chàris"

A. Definición bíblica de "gracia"

1. Efesios 2:8-Dádiva de Dios
2. Tito 3:4,5-La bondad, el amor y la
gracia de Dios

B. "Chàris" recibida por fe
1. Efesios 2:8-por fe (confianza)
2. Romanos 5:2-a través de la fe
3. Romanos 10:17-fe viene a través de la
Palabra de Cristo

C. "Chàris" efectivo
1. Efesios 2:10 
a. Se producen buenas obras
2. Tito 2:11-12
a. Nos enseña (entrena, disciplina)

II. Dos Tipos de Fe

A. Fe Viva
1. Santiago 2:18,22-Fe activa
a. Practica la Palabra (Santiago 1:22)

B. Fe Muerta
1. Santiago 2:17,20-Fe muerta, inútil
a. Escuchan la Palabra (Santiago 1:22)

III. Conclusión

Deja que la gracia sea efectiva y no defectiva

CHARLA

Introducción:
¿Haz Ganado un premio alguna vez? ¿Que ganaste? ¿Qué tuviste que hacer para ganar el premio?

 

¡Encárgate!                                  Tito 3:3-7
1. ¿Qué nos dice el versículo 3 sobre la condición actual del hombre? ¿Cómo se nos aplica este versículo hoy día?
2. ¿Por qué nos debemos de acordar de nuestra condición pasada? ¿Cómo nos beneficia?
3. ¿Qué podemos aprender de la naturaleza de Dios del ver. 4? ¿Qué le gusta hacer?
4. Pablo dice, “sin que nosotros hubiéramos
hecho nada bueno”. ¿Significa esto que no debemos de hacer obras justas para la salvación? Explica.
5. ¿Cómo nos salva Dios? ¿Qué significa lavándonos y regenerándonos, y dándonos
nueva vida por el Espíritu Santo”? Explica.
6. ¿Cómo se explica el bautismo de Hechos 2:38 a la luz de  sin que nosotros hubiéramos hecho nada bueno”?

 

Enfoque:
1. Antes de ser bautizado en Cristo, cual de estos términos te describían? Explica.
   a. Necedad
   b. Desobediente
   c. Engañado
   d. Esclavo de la pasión y el placer
   e. Lleno de malicia y maldad

2. Después de hacerte cristiano, ¿ha cambiado algo de esto en ti? ¿Que causo el cambio y cuales han sido esos cambios?

 

Práctica:
Deja que la gracia de Dios haga su efecto en ti, porque Cristo murió por personas empeñadas en hacer el bien (Tito 2:14b).

 


 

 

 

 

 

 

Meditaciones para esta semana:

FE EFICAZ

LUNES
Una de las cosas más difícil de hacer es establecer un balance en nuestro caminar cristiano. ¡Balancear la fe y las obras es muy delicado! La Biblia nos enseña que no somos salvos por obras, pero por fe, Efesios 2:8,9. Al mismo tiempo, la Biblia nos enseña que la fe sin obras es muerta. (Ver Santiago 2:20-26). Esta semana vamos a examinar pasajes bíblicos que nos enseñan sobre el balance espiritual que debemos mantener para madurar y crecer en Cristo. Examina Eclesiastés 7:15-18. ¿De que extremos habla el rey Salomón? Examina cuidadosamente el versículo 16. ¿Cómo alguien puede ser demasiado justo? ¿O demasiado sabio? ¿Pueda estar refiriéndose al que se cree “súper-espiritual’ o “el legislador de la iglesia (policía de la iglesia)”? ¿Te has creído alguna vez demasiado justo; mejor que otro? Lee Mateo 18:23-35. ¿Puedes identificarte con el siervo malvado que no tuvo piedad? Este hombre olvido lo que se le perdonó. Escribe tus pensamientos sobre 2 Pedro 1:5-9. Escribe Micas 6:8 en una tarjeta, llévala contigo y reflexiona sobre lo escrito.  

 

MARTES
Vamos a examinar primeramente la fe. Hebreos capitulo 11 es conocido como el capitulo de la fe. El escritor de Hebreos utiliza a los patriarcas como ejemplo de hombres justificados por Dios por la gran fe que exhibieron en sus vidas. Presten atención al versículo 6. ¿Qué debes tener para agradar a Dios? Nota que una de las definiciones de la fe también es ofrecida en este versículo. ¿Cuál es esa definición? Busca la palabra fe en un diccionario y compara las definiciones.  ¿Cómo son similares? ¿Cómo son diferentes? Manteniendo estas definiciones en mente, léete el capitulo 11 de Hebreos y describe como cada patriarca mostró su fe. Como puedes ver, la fe se demuestra por lo que haces. No haces para obtener fe; sino que la fe causa que hagas. Examina cuidadosamente Santiago 2:14-26.  ¿Qué debe acompañar tu fe? ¿Es posible tener fe sin tener obras? Examina el versículo 14. ¿Puede una fe sin obras salvarte? Lee el versículo 22. ¿Qué debe trabajar junto con la fe? ¿Qué pasa cuando tu fe actúa con tus obras? Escribe Santiago 2:17 en una tarjeta, llévala contigo y reflexiona sobre lo escrito.    

 

MIÉRCOLES
Ahora vamos a examinar obras. Lee cuidadosamente Efesios 2:8-10. Observa que, a pesar de que no somos salvos por obras de justicia, ¡fuimos creados para hacer buenas obras, que Dios preparó de antemano para nosotros hacer! ¡Por eso nos manda a dejar que nuestra luz brille delante de los hombres! Cualquier obra que hagamos no es a nuestro crédito; porque al transformarnos las hacemos en Cristo Jesús.  ¿Qué es lo que nos salva entonces?  ¿Nos hemos ganado la salvación o es un regalo de Dios? ¿Debes gloriarte en tus obras?  ¿Por qué? ¿Es esta gracia condicional a tu obediencia al evangelio? (Justifica la respuesta a esta pregunta usando la Biblia).  Lee cuidadosamente 2 Reyes 5:1-15. ¿Tuvo Naamán que seguir las instrucciones que Dios le dio para curarse de la lepra?  ¿Lo limpió las acciones que hizo, o fue la gracia de Dios? ¿El poder curativo estaba en el agua, o lo proveyó Dios? ¿Es el perdón de tus pecados condicional a tu obediencia al mandato de Dios? Como puedes ver en estos pasajes, aunque no eres salvo por tus obras (¡Gracias a Dios!), fuiste creado para hacer buenas obras en el nombre de Dios. Tampoco podemos olvidar que nuestros pecados han sido perdonados—¡el hecho de que recibimos misericordia cuando obedecemos el evangelio por fe en Jesucristo!  ¡Alabado sea Su nombre! Escribe Tito 2:11-14 en una tarjeta, llévala contigo y reflexiona sobre lo escrito.    

 

JUEVES
¡Divina Gracia! ¡Cuan dulce el sonido, que salvo un gusano como yo! Lee Tito 3:5-7. ¿Depende tu salvación de obras de justicia? ¿Por qué te salva Dios? Nota como nuestra redención viene por el Espíritu Santo, quien recibimos como regalo! Nota también, del versículo 7, que hemos sido justificados (busca esta palabra en un buen diccionario) por la misericordia de Dios, no por nada que hemos hecho o vayamos a hacer. De hecho, ¿cual es el resultado de esta justificación?  ¿Es esta justificación y el don del Espíritu condicional a tu obediencia al evangelio? ¡Recuérdate de Naamán! Escribe Efesios 2:8,9 en una tarjeta, llévala contigo y reflexiona sobre lo escrito.    

 

VIERNES
Vamos a resumir todo ahora: ¡fe, gracia y las buenas obras! Subraya estas tres palabras en Efesios 2:8-10. Lee Judas 4. ¿Has usado la gracia de Dios como licencia para pecar?  ¿Cómo ve Dios este libertinaje (busca esta palabra en un buen diccionario)? Lee cuidadosamente Tito 2:11-14. ¿Qué te ha enseñado la gracia de Dios?  Haz una lista de las cosas que todavía tienes que aprender de la gracia de Dios.  Escudriña los versículos 13-14. ¿De qué debes estar celoso? Si tu vida está bien balanceada entre la gracia, fe y obras, ¡estarás ansiosamente esperando la llegada de Jesús! Escribe Romanos 6:1-2 en una tarjeta, llévala contigo y reflexiona sobre lo escrito.