PERSPICACIA

 

Dondequiera que vayas hoy día, hay anuncios y ofertas para clubes de salud y ejercicio. Estos clubes se enfocan en una cosa: ¡Ponerte en forma! A un precio, ¡te ayudan a perder peso y a entonar tu cuerpo para que estés sano! Entendemos que si no cuidamos de nuestro cuerpo dado por Dios, progresaremos en el cansancio, la debilidad y estaremos sensibles a toda clase de enfermedades y achaques. Por lo tanto, nuestra sociedad entiende (y nosotros) que es importante cuidarnos – ¡solo tenemos un cuerpo! ¿Qué hacemos? Comemos bien (alimentamos el cuerpo) y lo ejercitamos con caminatas, y otros ejercicios aeróbicos para hacerlo fuerte y sano.

   De manera semejante, puesto que somos miembros de la iglesia de Cristo, su cuerpo (Efe. 1:22,23), debemos cuidarnos espiritualmente. 1 Cor. 12:1-27 nos enseña que individualmente formamos un cuerpo de Cristo: seamos una pierna, mano o pie. No importa cual parte del cuerpo seas, Dios enfatiza fuertemente el cuidado que debes tener por todas las partes del cuerpo; para que no haya divisiones en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros (1 Cor. 12:25). Como cristianos es nuestra tarea considerarnos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras (Heb. 10:24) y mostrarnos amor genuino! Como el alimento y el ejercicio fortifica el cuerpo; la convivencia, el honor y el amor edifican los miembros del cuerpo de Jesús. ¡Esto nos hace un cuerpo espiritual más fuerte y más sano para que podamos producir fruto espiritual, ánimo y crecimiento!

   Dios resume todos nuestros deberes hacia el cuerpo en una palabra: AMOR. Rom. 13:8 dice, “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros, pues el que ama al prójimo ha cumplido la Ley.” ¡Podemos estar libre de deuda, pero una cosa que debemos rendir siempre es amor! Rom. 12:10-16 habla de varias clases de amor que debemos manifestar: amor cariñoso (10a), amor honorable (10b), amor que comparte (13), amor de compasión (15), amor de unión (16a), amor humilde (16b) y amor pacifico (18). ¡Engránate y mantén el cuerpo de Cristo espiritualmente ejercitado! ¡Valora las partes del cuerpo de Jesús!

 

La Ley Real: Lazos Cariñosos

Valorando a los Demás

 

Texto:                            Romanos 12:10 

 

Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.”

 

Tema:

 

La Biblia enseña que nuestro amor a Dios es manifestado cuando amamos y honramos unos a otros. Como nos tratamos los unos a los otras afecta directamente nuestro cristianismo. 1 Juan 2:8-11 dice que cualquier persona que odia su hermano todavía está en oscuridad. Recuerda el mandamiento del señor: "Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros." Juan 13:34-35.

 

Aplicación:

Sugerencias Prácticas:

1. Conózcanse unos a otros. No solamente sobre tu hermano o hermana; ¡sino conócelos profundamente! Desarrolla intimidad.  ¡Edifica lazos cariñosos con los santos pasando tiempo de calidad con ellos!

 

2. Cuidado con lo que dices y haces.  A lo mejor no dices nada que desanime o que hiera, pero tu lenguaje corporal a veces dice otra cosa. ¡Mantén un espíritu positivo!

 

3. ¡Aprende a Escuchar!  Cuando un hermano viene a donde ti para hablar o pedirte consejo, ¡dale tu atención completa! ¡¡Ministra su necesidad espiritual!!

 

4. ¡Anima!  Si ves un hermano sirviendo a Dios y haciendo algo positivo, ¡déjales saber lo motivado que te sientes por su ejemplo!

 

¡Que el Señor te bendiga ricamente!

 

SERMÓN

 

Valorando a los Demás

 

“Si en verdad cumplís la Ley suprema, conforme a la Escritura: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo», bien hacéis; 9pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado y quedáis convictos por la Ley como transgresores...” Santiago 2:8-9

 

Construyendo Lazos Cariñosos

 

I. Preliminares del Amor: Acción vs. Profesión

 

   1. Comenzamos con el honor (asignar un valor alto)

       a. Un alma vale mucho (Mt. 16:26)

       b. Honor: se baja el mismo para elevar otros
           (Rom 12:10)

   2. Conoce la persona (conoce sus necesidades)

       a. Efe. 4:29—no puedes ministrarle sin conocer

                            sus necesidades.

   3. Habilítate (para poder ministrar a esas necesidades)

       a. ¿Qué hago? ¿Cómo lo hago?

           1. Prov 24:3  “Con sabiduría se edifica la casa.”

               -- también se edifican lazos cariñosos

           2. Prov 11:2 “Con los humildes esta la sabiduría”

   4. Ilustración: Una Planta

       a. Conoce la planta: ¿Qué necesita?

           --Sol, agua, tierra, aire

       b. ¿Qué necesita para sobrevivir? ¿Cuánto necesita?

II. Elementos Necesarios Para Lazos Cariñosos

       Romanos 12:10--¡Edifica con honra!

   1. Compromiso—muestra tu compromiso

       a. El amor necesita de evidencia: ¡Jesús lo probó!

           --Recordatorios verbales y no-verbales

           --Si no puedes probarlo, ¿podrás vivir 1 Jn 3:16?

   2. Conversación Significativa

           --verbal: Interacción verbal (Col. 4:6)

           --no-verbal: Miradas alegres (Pr. 15:30)

   3. Actividades: Convivencia Significativa (He. 2:42)

           --Averigua lo que le gusta (recuerda: honrar)

           --Involúcrate en lo que le gusta

   4. Necesidades Físicas: Tacto Significativo

           --abrazo (aspazomai=abrazar)  (Romanos 16:16)

           --provisiones (Santiago 2:16)

 

Conclusión: ¿Estás dispuesto? 1 Juan 3:18

   1. ¡Ama con acción, no con palabras únicamente!

CHARLA

 

Introducción:

¿Cuál es el elemento más importante en desarrollar una gran relación con otra persona: sea un pariente, un amigo, un compañero de trabajo, un hermano o un desconocido? ¿Qué te atraería a desarrollar la relación?

 

¡Encárgate!                             Romanos 12:9-21

 

1.      ¿Qué clase de amor debe estar presente en los corazones del pueblo de Cristo? Explica.

2.      Para tener este tipo de amor, ¿qué es lo primero que debes hacer? ¿Por qué?

3.      Lee los versos 10-16. ¿Qué constituye “amar” según estos versos y da un ejemplo específico de hoy día de cada atributo?

4.      ¿Con quién debemos edificar una relación de amor? ¿Por qué?

 

Enfoque                      

 

1.      ¿Por qué se enfatiza tanto el amor en la Biblia? ¿Qué importancia tiene en el reino de Dios?

2.      Lee Efesios 4:29. ¿Cómo podemos satisfacer las necesidades de la gente? Menciona algunos pasos específicos de progresión.

3.      Mira la persona a tu derecha. ¿Estás enterado de sus necesidades? ¿Cómo puedes cumplir con Efesios 4:29 en su vida?

4.      En escala del 1 al 5 (1 siendo lo menos y 5 lo máximo), ¿cómo medirías el esfuerzo ejercido por ti en familiarizarte con tus hermanos y hermanas en la iglesia?

 

Práctica:

 

Romanos 13:8 dice, “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros, pues el que ama al prójimo ha cumplido la Ley.” ¡El amor es una deuda que debe estar siempre pagándose porque siempre debemos amor a todos alrededor de nosotros! Nunca pares de edificar relaciones en amor. Porque es amando que cumplimos con la ley real según lo dicho en Santiago 2:8: “Ama a tu prójimo como a ti mismo...

 

VALORANDO A LOS DEMAS

 

LUNES

Como hemos aprendido recientemente, Dios nos ha ordenado a que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Para cumplir con este mandamiento necesitamos aprender cómo amarnos primero a nosotros mismos. ¿Cómo podemos amar a nuestro vecino si no podemos amarnos a nosotros mismos? ¿Y cómo podemos amarnos a nosotros y a nuestros vecinos de una manera que agrade al Señor? En Juan 12:20-26 Jesús nos enseña que debemos odiar nuestras vidas en el mundo para seguirlo. ¡Pero necesitamos amar la vida que él nos ha dado en el reino! En el mundo, el amor propio se basa generalmente en atracción física, capacidades y / o logros en la vida. En el Señor no debemos caer en estos atavíos. Necesitamos amarnos por razones muy diferentes. Lee 1Pedro 2:9-ff. ¿Cómo te describe Dios en los vers. 9-10? ¿Cómo te muestra el valor que tienes ante Él (vers. 24-ff)? Lee Romanos 8:15-17. Como hijos adoptados de Dios clamamos ¡¡'Abba' (papá), Padre!! ¡¡El señor nos ha adoptado a cada uno de nosotros para ser suyos y Él es nuestro papá, nuestro padre!! ¡¡Como sus hijos somos bendecidos al compartir en Sus sufrimientos y en Su gloria!! Valórate tu mismo porque Dios te ama. Piense en un pasaje en particular que te ayude a entender esto. Llama a un hermano y anímalo con ese pasaje hoy. Alaba a Dios, tu Padre que te ama - ¡¡¡Somos valiosos porque Él nos ama!!!

 

MARTES

Hoy vamos a enfocarnos en cómo podemos amar a otros mejor. ¿Cómo podemos tener las relaciones amorosas que el Señor desea para nosotros? Lee Colosenses 3:12-14 cuidadosamente. ¿Cómo nos llama Dios? Si ves esto como la receta perfecta para la unidad - ¿Cuáles serian los ingredientes esenciales? ¿Cuál es el ingrediente principal? Ahora lee el capítulo de principio a fin. La clave a construir lazos cariñosos está aquí. Al leer, date cuenta de tu necesidad de acordarte quién eres - quién eres en el Señor - ¡y cómo debes ser diferente! Si tenemos los ingredientes según lo descrito en los vers. 12-14 entonces podemos cumplir con éxito los versículos 18-ff.

 

MIÉRCOLES

En semanas anteriores aprendimos sobre la potencia de la palabra hablada. Vamos a ver la potencia de nuestras palabras a luz de nuestras relaciones. Revisa lo que aprendimos en Efesios 4:29-ff. Solamente palabras sanas deben salir de nuestras bocas. ¿Ves los ingredientes para la unidad (relaciones profundas) en estos versos? Muy similar a lo que leímos en Colosenses, ¿no? ¡Nota que necesitamos saber que lo que necesitan cada uno para poder edificarnos!! Esto es absolutamente necesario para tener relaciones harmoniosas. ¡¡La oportunidad para tener relaciones amorosas verdaderas se nos ha dado!! Combina tus palabras con acción - Juan 13:1-17 e intenta imitar el amor del Señor hoy. Mira el versículo 34 también y nota los resultados del amor compartido. ¡¡Es el testimonio de más gran alcance al mundo que somos verdaderamente discípulos de Jesús!!

 

JUEVES

El Señor puede utilizarnos para edificarnos de manera impresionante y de gran alcance cuando nos dejamos guiar y seguimos la receta para tener magnificas relaciones que él nos ha dado. De la misma manera, cuando no seguimos sus instrucciones podemos destruir nuestras relaciones y hacer enorme daño los unos a los otros. Lee Proverbios 18:19-21. ¿Cuáles son algunas maneras que has ofendido a tu hermano, hermana, hijo, hija, marido o esposa? ¿Cuáles son los resultados? ¿Qué dice el versículo 21 sobre el poder de la lengua? Lee Colosenses 3:18-21 otra vez. Las esposas se deben preguntar, “¿soy sumisa a mi marido como al Señor o pongo mis propias necesidades antes que las de mi marido y lo ofendo con mis palabras y actitudes?” Los maridos se deben preguntar, “¿amo a mi esposa (como Jesús ama la iglesia) o soy ofensivo en mis palabras y acciones y áspero con ella?” Los hijos se deben preguntar, “¿soy obediente a mis padres y satisfago al Señor o soy ofensivo siendo irrespetuoso y desobediente?” Los padres se deben preguntar, “¿estoy provocando a mis hijos y desalentándolos por falta de amor?” Relee los versículos 12-14 como un recordatorio de los ingredientes que necesitamos para tener relaciones amorosas y arrepiéntete si lo necesitas hacer de las cosas que no has practicado. ¡¡Con el arrepentimiento vienen tiempos de consuelo en el Señor (Hechos 3:19-20)!!

 

VIERNES

Has notado que un ingrediente común para el amor en todos los pasos que hemos mirado es la humildad. En Filipenses 2 el Señor nos enseña que debemos honrar (valorar, estimar) los demás antes que nosotros mismos. Su ejemplo a nosotros es eso mismo - ¡Él nos honra antes que a Él mismo y así nos muestra que nos ama! Lee Efesios 4:1-16. La humildad es absolutamente necesaria para la unidad y el amor. Sin humildad no logramos madurez en Cristo ni tendremos el amor que tanto necesitamos. ¡¡Persiste en el amor (1Tim.6:11-16), y practícalo en todas tus relaciones porque Dios es amor (1John 4:16)!!