¿Si Jesús regresara de nuevo hoy, estarías absolutamente seguro que vás al cielo para estar con él por siempre?
English

Amigo:

Este estudio te ayudará a explorar tu relación con Jesús y Su Espíritu que nos envió como promesa. En Juan 14:15-17 Jesús explica:

15"Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. 16–17Y yo le pediré al Padre que les mande otro Defensor, el Espíritu de la verdad, para que esté siempre con ustedes. Los que son del mundo no lo pueden recibir, porque no lo ven ni lo conocen; pero ustedes lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes."

Jesús vino a entregarnos el Evangelio, que significa las buenas noticias. Este Evangelio, que es su muerte, entierro y resurrection (1 Corintios 15:1-4), es nuestra llamada a morar con él para recibir su promesa eterna. Como Pablo recuerda a los de Corintio, debemos aceptarlo y mantenernos firmes en él para podernos salvarnos mediante él.

(1 Corintios 15:1-4) 1Ahora, hermanos, quiero que se acuerden del evangelio que les he predicado. Este es el evangelio que ustedes aceptaron, y en el cual están firmes. 2También por medio de este evangelio se salvarán, si se mantienen firmes en él, tal como yo se lo anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. 3En primer lugar les he enseñado la misma tradición que yo recibí, a saber, que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; 4que lo sepultaron y que resucitó al tercer día, también según las Escrituras;

¿Cómo uno recibe el Evangelio, se mantiene firme en el Evangelio, y es salvado por el Evangelio? Por supuesto, tienes que creer que Jesús es tu Señor y Salvador (Juan 3:16), si no morirás:

(Juan 3:16) 16"Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna."

Ya ves porqué se llama las buenas noticias? Para entender lo "bueno" que son estas buenas noticias, debemos primero entender que hay noticias terribles, ¡malas¡ Las malas noticias son que tus pecados te han separado de Dios:

Isaias 59:1-3:

(1) El poder del Señor no ha disminuido como para no poder salvar, ni él se ha vuelto tan sordo como para no poder oir. (2) Pero las maldades cometidas por ustedes han levantado una barrera entre ustedes y Dios; sus pecados han hecho que él se cubra la cara y que no los quiera oir. (3) Ustedes tienen las manos manchadas de sangre y los dedos manchados de crímenes; sus labios dicen mentiras, su lengua emite maldad.

Este cuadro ilustra porqué necesitamos ser salvados antes de que sea demasiado tarde: (para un cuadro más completo del estado del hombre oprima aqui.)

Las buenas noticias, el Evangelio, es lo que necesitamos para ser restablecidos de nuevo a una relación con Dios. Esto lo hace posible el hecho de que Dios dió a Su único hijo para convertirse en ese Evangelio para nosotros. Por eso  podemos ser rescatados de la muerte si creémos en él. Solamente Jesús puede quitar ese pecado.

¿Es suficiente creer solamente? Los demonios no solamente creen en Dios, ¡sino tiemblan (Santiago 2:19)! ¿Es la creencia intelectual suficiente para borrar nuestros pecados por medio del Evangelio? ¿Es suficiente el mero hecho de creer para que se nos conceda el Espíritu Santo prometido para dirigirnos y enseñarnos? ¿Cómo podemos recibir estas promesas y tomar parte en ellas?

Pablo recordó a los Romanos creyentes cómo recibieron el Evangelio, tomaron parte en él, y aseguraron su salvación obedeciendo el mensaje de Jesus:

(Romanos 6:3,4) 3¿No saben ustedes que, al quedar unidos a Cristo Jesús en el bautismo, quedamos unidos a su muerte? 4Pues por el bautismo fuimos sepultados con Cristo, y morimos para ser resucitados y vivir una vida nueva, así como Cristo fue resucitado por el glorioso poder del Padre.

Ya ves que los tres elementos del Evangelio están representados en el bautismo: La muerte de Jesus y nuestra muerte al pecado, el entierro de Jesus y nuestro entierro en el sepulcro del bautismo, y la resurrección de Jesus paralela a nuestra resurreccion a una nueva vida.

Vemos que esta promesa de vida eterna se hizo realidad hace 2000 años cuando Pedro predicó el primer sermón Evangélico en Hechos 2:14-36, ese día de Pentecostés. En los versículos 14-21 Pedro valida lo qué está sucediendo en el momento, el cumplimiento de la profecía de Joel--el derramammiento del Espíritu Santo. En los versículos 22-36 él les habla sobre el Evangelio (1 Corintios 15:1-4) traído por el Mesías, el hijo de Dios, y cómo lo rechazaron (también en Juan 1:10, 11 e Isaias 53:3).

La gente, dándose cuenta que había matado a Jesus, el Mesías, se  llenaron de remordimiento y respondieron:

" ¿Qué hacemos? "

Pedro entonces trae la respuesta llena de esperanza de la nueva promesa con el verso 38 y 39 de Hechos 2:

—Vuélvanse a Dios y bautícese cada uno en el nombre de Jesucristo, para que Dios les perdone sus pecados, y así él les dará el Espíritu Santo. 39Porque esta promesa es para ustedes y para sus hijos, y también para todos los que están lejos; es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar.

¡Ésta es la promesa! El perdón de pecados te llega mediante la obediencia al Evangelio, porque en él es donde está vertida la sangre de Jesus para nosotros. ¡El perdón puede venir solamente mediante la sangre de Jesus!:

(Efesios 1:7, 8) 7–8En Cristo, gracias a la sangre que derramó, tenemos la liberación y el perdón de los pecados. Pues Dios ha hecho desbordar sobre nosotros las riquezas de su generosidad, dándonos toda sabiduría y entendimiento...

Dios te dá Su Espiritu Santo para vivir en tí si tu obedeces el Evangelio al ser bautizado en el nombre de Jesús. ¡La promesa de Dios se cumple en tí mediante tu participación en el Evangelio!

La gente allí entendió esto, se arrepintió y respondió rápidamente.

(Hechos 2:41) 41Así pues, los que hicieron caso de su mensaje fueron bautizados; y aquel día se agregaron a los creyentes unas tres mil personas.

¡Fueron bautizados! ¡Claro! Ellos sabían que la única manera de recibir el Evangelio y estar firmes en él es al ¡PARTICIPAR DE LLENO EN ÉL mediante el bautismo! Por eso Jesus dice:

(Marcos 16:16) 16El que crea y sea bautizado, obtendrá la salvación; pero el que no crea, será condenado.

El no creer u obedecer el evangelio tiene resultados drásticos:

(2 Tesalonicenses 1:8-10) 8 [Él] vendrá para castigar a los que no reconocen a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús. 9Estos serán castigados con destrucción eterna, y serán arrojados lejos de la presencia del Señor y de su gloria y poder, 10cuando el Señor venga en aquel día para ser honrado entre su pueblo santo y admirado por todos los creyentes; pues ustedes han creído en el testimonio que les dimos.

¿Has creido en el testimonio de Jesus?

(Juan 12:48-50) 48"El que me desprecia y no hace caso de mis palabras, ya tiene quien lo condene: las palabras que yo he dicho lo condenarán en el día último. 49Porque yo no hablo por mi cuenta; el Padre, que me ha enviado, me ha ordenado lo que debo decir y enseñar. 50Y sé que el mandato de mi Padre es para vida eterna. Así pues, lo que yo digo, lo digo como el Padre me ha ordenado."

Para recibir el Evangelio y participar en el Evangelio (obedecerlo) tienes que creer que Jesus es el Cristo, el hijo del Dios viviente, y recibir Su perdón de pecados y Su sello del Espíritu Santo (2 Corintios 1:21) al ser bautizados en agua en Su nombre.

Necesitas creer QUIEN es Jesus:

  1. Vino del cielo - del Padre (Juan 6:32-33)

  2. Nació de una virgen (Mat 1:20-25)

  3. Vivió en la carne - Dios se hizo hombre (Fil 2:7-8)

  4. Vivió sin pecado - obedeciendo perfectamente al Padre por nosotros (Heb 4:15)

  5. Fué crucificado por nuestros pecados, sepultado y resuscitado al tercer día según las escrituras (1 Co 15:1-4); y ahora está sentado a la derecha del Padre intercediendo por los santos (Heb 7:25)

Necesitas comprometerte con Jesus:

(2 Corintios 1:21, 22) 21Y Dios es el que a nosotros y a ustedes nos ha afirmado al unirnos a Cristo, y nos ha consagrado. 22Nos ha marcado con su sello, y ha puesto en nuestro corazón el Espíritu Santo como garantía de lo que vamos a recibir.

Como un anillo de boda representa el compromiso que hace una pareja al casarse, el Espíritu de Dios viviendo en tí representa la garantía de la promesa que hace Dios de llevarte al cielo con Él para siempre. ¡Es algo increible!, ¿¡No!?

Cuando te bautices (obedezcas el Evangelio) serás añadido a la iglesia de Jesus, compuesta de las personas que estan salvadas del infierno, porque creen en la promesa de Dios mediante Su hijo Jesus:

(Hechos 2:41) 41Así pues, los que hicieron caso de su mensaje fueron bautizados; y aquel día se agregaron a los creyentes unas tres mil personas.

Por eso estas personas se dedicaron a:

(Acts 2:42) 42Y eran fieles en conservar la enseñanza de los apóstoles, en compartir lo que tenían, en reunirse para partir el pan y en la oración.

Cuando tú te unes a Jesus, ¡Él se une a ti!

(Hechos 22:16) 16Y ahora, no esperes más. Levántate, bautízate y lávate de tus pecados, invocando el nombre del Señor.

¿Estás listo(a)?

Busca la iglesia de Cristo en tu área usando las Páginas Amarillas si vives en los Estados Unidos o en un país que las tenga. Asegura que te enseñen a obedecer el Evangelio, no a creer en alguna mentira fabricada por el hombre, la cual no tiene el poder de Dios.

Para contactarnos use este e-mail: info@licoc.org

http://www.licoc.org

The Long Island Church of Christ.  Haz click aqui para direcciones de como llegar.
PO Box 607M
Bayshore, NY 11706

¡Solicita nuestro curso bíblico gratis!